Señor Presidente:

Quiero aprovechar mis minutos disponibles para hablarle brevemente a mis pares, a mis colegas, especialmente a los que, a lo largo de los últimos meses, han repetido hasta el hartazgo que entre economía y salud, sin dudas la decisión era poner la vida por encima de la economía, algo que sin dudas, en los hechos podemos ver que no se cumple ni una ni otra…

Argentina se encamina a ocupar el podio de contagiados por millón de habitantes, algo que pone en evidencia el fracaso de la gestión del gobierno nacional en torno a la pandemia, y ni hablemos de la provincia, literalmente tierra de nadie. De la situación económica prefiero ni hablar, porque ponerle el título de fracaso, sería quedarme corto. Lamentablemente, estamos envueltos en una crisis económica, social, sanitaria, institucional y política sin precedentes en nuestra historia nacional.

Pero no voy a extenderme.

Quiero aprovechar estos minutos para volver a traer al recinto, al igual que ya lo hice en la sesión anterior, un problema grave y urgente que impacta de forma directa sobre un sector de la población de nuestra provincia. Que pone en riesgo la vida de muchos ciudadanos frente a la amenaza que representa el virus Covid-19, que son los pacientes inmunodeprimidos.

Vengo a darle voz en esta Cámara, SEÑOR PRESIDENTE, a quienes no pueden hacerse oír frente a las autoridades del Estado.

La emergencia en torno a este asunto preocupa y tiene en vilo a quienes creemos que el acceso a la salud debe ser una política de Estado prioritaria de cualquier gestión. Sobre todo, uno debería esperar, de quienes pretendieron construir un relato, como nos tienen acostumbrados, entorno al hecho de tener ministerios de salud.

La falta de provisión de medicamentos

para el tratamiento de enfermedades oncológicas

y otras patologías crónicas por parte del Banco de Drogas de la Provincia de Buenos Aires

constituye a todas luces una falta grave e irreparable de este gobierno.

La cual se agrava y se convierte también en injusta e inhumana debido al contexto de la pandemia ocasionada por el Covid-19.

IMAGINEMOSNOS… Si a todos aquellos que gozamos de buena salud nos ha costado transitar las dificultades psicológicas, sociales y económicas consecuencia del asilamiento obligatorio,

pongámonos un instante en el lugar de quienes además deben soportar las dolencias y reacciones adversas de una enfermedad oncológica.

Desde el comienzo de la cuarentena, me han contactado por diferentes medios, pacientes, médicos de pacientes y familiares de estos, haciéndome llegar su preocupación por la falta de cobertura a pacientes que se encuentran en tratamiento contra el cáncer por parte del Banco de Drogas del Ministerio de Salud de la Provincia.

Por este motivo, SEÑOR PRESIDENTE, ingresé en esta Cámara, un proyecto de pedido de Informes que se halla en la Comisión de Salud Publica hasta el presente sin tratamiento. También presenté un pedido de Acceso a la Información Pública, recibido por el Ministerio de Salud de la Provincia y dirigido al Sr. Ministro Dr. Daniel G. Gollan, solicitando se nos informe las causas de la falta de cobertura a los pacientes en tratamiento ante la enfermedad del cáncer, sobre el cual no he recibido respuesta alguna.

¿A qué están jugando, Señor Presidente? ¿Qué es lo que pretenden ocultar, que no dan las respuestas correspondientes? ¿Cuánto tiempo más tiene que esperar los pacientes bonaerenses en tratamiento, para poder recibir sus drogas? ¿O vamos a esperar empezar a contabilizar también los muertos por abandono del Estado provincial?

El Banco de Drogas del Ministerio de Salud de la Provincia, no solo no responde los accesos a la información pública, sino que tampoco da respuesta telefónica, tanto a quien requiere información, y a los mismos pacientes o familiares de los pacientes abandonados, que han quedado a la buena de dios en sus tratamientos, muchos ya interrumpiendo el mismo desde hace varios meses, con la gravedad que esto conlleva para su salud y su expectativa de vida.

Por lo tanto, SEÑOR PRESIDENTE, hay una necesidad urgente que la provincia asista a los pacientes oncológicos, y que establezca un protocolo de compra, para no quedar sin stock de drogas, y un plan de logística, para que las mismas lleguen a los pacientes, sin que corran riesgos de exponerse al contagio del Covid-19. Esto no da para más.

Por último,

quiero recordar

que la Constitución de nuestra provincia

garantiza a todos sus habitantes el acceso a la salud en los aspectos preventivos, asistenciales y terapéuticos

y que el medicamento por su condición de bien social integra el derecho a la salud.

Que en el mismo sentido

el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales,

tratado de jerarquía constitucional,

nos recuerda que debemos asegurar a todos asistencia médica y servicios médicos en caso de enfermedad.

Por todo lo que vengo detallando, y en el uso de la atribución conferida por el Articulo 92 de la Constitución de la Provincia de Buenos Aires y por el Articulo 219 del Reglamento interno de esta Honorable Cámara, acabo de pedir la interpelación del Sr. Ministro de Salud, Dr. DANIEL G. GOLLAN en esta cámara, para que le rinda cuenta a los bonaerenses, acerca de que es lo que está sucediendo con éste nivel de abandono por parte de la provincia.

Y la verdad es que espero que mis colegas diputados me acompañen, sobre todo los abanderados de los ministerios, si es que realmente no tienen nada que ocultar.

Muchas gracias, señor presidente.