Respecto de la falta de gasoil

Señor Presidente:

La verdad es que le juro que me da vergüenza ajena, tener que estar hoy, en el año 2022, haciendo este tipo de proyecto de preocupación, de un tema que tiene más que ver con la triste situación de crisis económica y política, de gobiernos decadentes como el chavista en Venezuela, que de aquello que quisiéramos estar hoy discutiendo en nuestro país, un país al que los argentinos hasta hace poco nos autopercibíamos como rico.

Y eso que lo advertimos en campaña, que el modelo de Alberto y Cristina era el modelo chavista, pero la verdad, es que nunca imaginamos que íbamos a llegar tan rápido y sin escalas.

Afortunadamente para Argentina, en detrimento de otros países de menores recursos y ni hablar de Ucrania, por supuesto, que es víctima de la invasión rusa que originó la actual guerra, LAS OPORTUNIDADES NOS ESTÁN CHOCANDO DE FRENTE, mientras el Gobierno de Cristina Kirchner y en menor medida, el de Alberto Fernández, hacen todo el esfuerzo posible por esquivarlas.

Argentina está atravesando quizás, uno de esos procesos históricos donde todo aquello que nosotros producimos en cantidad y a bajo costo, es altamente demandado en el mundo y a un alto precio.

Como seguramente ustedes sabrán, UCRANIA es uno de los principales países productores de alimentos en el mundo, sobre todo para Europa por su cercanía, y al verse hoy envuelta en una guerra no deseada, ha abandonado su oferta de alimentos y productos de origen agropecuario, lo que ocasiona que al haber menor oferta, los precios de granos, lácteos y carnes a nivel mundial, alcanzan cifras récord. JUSTAMENTE LO QUE NOSOTROS SABEMOS PRODUCIR EN CANTIDAD Y CALIDAD HOY VALE MUCHO EN EL EXTERIOR.

Ahora bien, dejando las cuestiones ideológicas o fanatismos de lado, preguntémonos ¿qué debería estar haciendo en éste momento un Gobierno con DOS DEDOS DE FRENTE?

Los invito a pensar, Señor Presidente. Aunque no supiéramos absolutamente nada de producción, lo primero que haríamos sería preguntarle a los que saben, ¿qué podemos hacer para duplicar nuestras exportaciones agropecuarias, por supuesto garantizando primero nuestro mercado interno, para poder captar todos esos dólares que hoy están dando vuelta por el mundo y traerlos a nuestra economía que hoy tanto lo necesita?

Esto es lo básico. Hasta ahí supongo que estamos todos de acuerdo. Bien. Lo que cualquier persona pensante, debería sugerirle al Presidente o mejor dicho, a la vicepresidente, es que:

– primero generemos los incentivos necesarios a los productores, que son los privados que hoy tienen en sus manos la capacidad de duplicar la producción,

– para que podamos incorporar una mayor cantidad de hectáreas que hoy no están siendo aprovechadas por falta de rentabilidad,

– para que esto a su vez genere más demanda trabajo en el interior,

– mayor movimiento de las economías regionales,

– mayor utilización de camiones debido a un mayor consumo de insumos, como semillas, fitosanitarios, etc…

– para que genere más producción, para que no solo podamos tener mayor oferta en el mercado interno y a su vez,

– mayor saldo exportable para duplicar las exportaciones y tratar de generar los dólares que hoy nuestra economía necesita.

HASTA ACÁ ES 100% SENTIDO COMÚN, SIN IDEOLOGÍAS, NI FANATISMOS, NI RESENTIMIENTOS.

¿Qué debería estar el gobierno? Muy simple:

1) eliminar el desdoblamiento cambiario que hoy actúa como una retención más de un 50% extra,

2) bajar retenciones, para que un aumento en la rentabilidad permita incorporar más hectáreas a la producción,

3) certidumbre, dar señales claras de que no van a estar cambiando las reglas de juego cada 15 días,

4) dejar de poner trabas a las exportaciones e importaciones,

5) básicamente, dejar laburar y convertirse en un aliado del sector, en vez de ser el principal obstáculo.

Ahora, ¿qué es lo que el gobierno está haciendo? JUSTAMENTE TODO LO CONTRARIO.

1) Cierre o limitaciones en las exportaciones,

2) Cierre de importaciones,

3) un nivel de presión impositiva que obstaculiza la rentabilidad en las regiones más alejadas de los puertos; Formosa, Salta, Santiago del Estero, Chaco, Norte de Santa Fe, etc… y por otro lado,

4) lo cual generó este proyecto de preocupación, hoy rechazado por el bloque oficialista, NI SIQUIERA GARANTIZA LO MÁS BÁSICO QUE ES EL ABASTECIMIENTO DE COMBUSTIBLE. Uno de los principales reclamos en el paro agropecuario de ayer.

¿REALMENTE ESTAMOS TOMANDO CONCIENCIA DEL NIVEL DE DISCUSIÓN QUE ESTAMOS TENIENDO?

¿REALMENTE SOMOS CONSCIENTES DEL NIVEL DE DESTRUCCIÓN ECONÓMICA AL QUE NOS HAN LLEVADO, QUE HOY NI SIQUIERA TENEMOS COMBUSTIBLE PARA EL SECTOR MÁS DINÁMICO DE LA ECONOMÍA, EL ÚNICO QUE PUEDE GENERAR LOS DÓLARES QUE HOY ARGENTINA NECESITA?

Problema que venimos alertando y planteando en ese recinto desde abril y hasta el momento, no han dado una solución tangible, más que promesas de que “pronto se va a estar resolviendo el desabastecimiento”. Justo en el momento que más se necesitaba gasoil, por la cosecha de maíz que ya debería haber terminado y ahora, en la siembra de trigo, del pan o harina que vamos a comer el año que viene, nos encontramos con que NO HAY GASOIL en el interior del país.

Presidente, es lamentable, pero debemos reconocer que estamos en la lona.

Somos Venezuela, Angola o cualquier otra republiqueta africana bananera donde ni siquiera están pudiendo garantizar lo más básico… y no nos vengan con el verso de la guerra, xq no somos estúpidos y además, salvo en Venezuela, en ningún otro país de toda América hay problemas de desabastecimiento de combustible. Ni en Cuba hoy falta combustible.

Pero como uno es consciente de que toda crítica debe ir acompañada de una propuesta o una solución, acá hay 4 pasos para resolver éste problema:

1) reconocer el problema y dejar de buscar excusas estúpidas.

2) aumentar el corte de biodiesel, el mismo que hace poco ustedes mismos en el Congreso de la Nación bajaron, de esa manera amortiguaríamos un poco la faltante de hoy.

3) dejar de pisar el precio mayorista, para que éste alcance un equilibrio entre costo de producción y precio de venta

4) y para que éste no golpee en el bolsillo de los usuarios y que a su vez impacte en el índice de inflación que ya está desatado, eliminar impuestos a los combustibles que hoy están en el órden del 50% de lo que pagamos. O sea, que cada vez que llenamos el tanque, la mitad se la lleva el Estado.

Así que, Señor Presidente, para terminar, lamento muchísimo que el bloque de Diputados del Frente de Todos, se haya negado a tratar este asunto, evidentemente no les preocupa o interesa que el interior de una provincia rica y productiva a la que deberían supuestamente representar, hoy esté parado y haciendo colas en las estaciones de servicio, y por otro lado, espero que en las próximas sesiones podamos estar debatiendo cuál es el futuro que esperamos para los bonaerenses, en vez de ver si volvemos a ensillar los caballos para poder movernos y trabajar en el campo.

Muchas gracias.