Luciano Bugallo: “Vamos a contramano del mundo”, dijo el diputado ruralista

El Diputado provincial bonaerense, Luciano Bugallo, arremetió contra el ejecutivo por no saber aprovechar las oportunidades que se presentan en el mundo. «Con medidas de incremento de retenciones lo único que buscan es seguir tocando el bolsillo de los productores», dijo.

El conflicto entre el Gobierno y el campo por el aumento en las retenciones está escalando de manera progresiva. Las asambleas de productores, sumadas a encuentros de dirigentes políticos y ruralistas, amenaza con el comienzo de un nuevo punto de quiebre.

Las bases de productores están enardecidas y el Ejecutivo nacional parece no tomar conciencia de la situación que puede desatar ese malestar. Luciano “Lucho” Bugallo, es productor agropecuario de la localidad norbonaerense de Ascensión y diputado provincial. Integra el Bloque de Juntos y presentó un “proyecto de declaración” en la Legislatura a modo de repudio por las dos medidas tomadas recientemente por el Gobierno.

“No estamos de acuerdo con el aumento de retenciones de aceite y harina de soja, y la creación del fondo de la sarasa del trigo”, señaló el dirigente. Para Bugallo, la medida sólo busca “recaudar más y golpear el bolsillo del productor” con más impuestos.

En diálogo con El ABC Rural, el legislador reconoció que estas dos decisiones del Ejecutivo está lejos de beneficiar a los consumidores. “Repudiamos el aumento de retenciones pero con esto no solamente estamos a favor de los productores, sino también de los consumidores a los que el Gobierno les miente descaradamente”, expresó.

“Domínguez perdió credibilidad”

Bugallo entiende que el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, quedó “mal parado”, cuando una semana antes de la resolución había negado de manera rotunda el aumento de retenciones. “Quedan muy claras las diferencias que existen en el Gobierno. Hace una semana (Julián) Domínguez decía una cosa y terminó confirmando lo contrario”, sentenció.

Para el dirigente de la Coalición Cívica, estas políticas solo incrementan la desconfianza y la incertidumbre en el sector. “Inevitablemente estas medidas terminan impactando en la disminución de la producción, de la oferta y de las exportaciones”, aseguró el político.

“El Fondo Estabilizador del trigo es sarasa”

Nada hace pensar a Bugallo que el Estado Nacional tenga “buenas intenciones” con la creación del anunciado Fondo Estabilizador del Trigo, el cual permitiría disminuir el precio de la harina.

“Lejos está de hacerle un favor al consumidor. Si la producción se estanca, no vamos a tener trigo y eso sí lo va a pagar caro el pueblo. Hay que ser inteligentes y dejar de improvisar”, reaccionó el dirigente.

Por otra parte, Bugallo opinó que este fondo es solo para la tribuna y esconde enormes mentiras. “El único objetivo es apropiarse de recursos que pertenecen legítimamente a los productores agropecuarios”, marcó.

Además sostuvo que el impacto real del costo del trigo, en el componente “precio” del pan, es del órden del 10 ó 15%, mientras que, por ejemplo, un 35% corresponde a impuestos.

“Si el Gobierno pretende que baje el precio del pan debe bajar su impuesto. Estamos equivocando la fórmula. Tiene la herramienta en sus manos para bajar el precio sin afectar a nadie”, dice con sinceridad.

“Pagamos impuestos desorbitantes”

A pesar de una presión tributaria asfixiante y exorbitante, el sector agropecuario bonaerense aporta con mucho esfuerzo aproximadamente 4 millones de puestos de trabajo (de forma directa e indirecta). Este dato reflejado por Bugallo alienta la esperanza de que si el Gobierno le suelta la soga del cuello, la agroindustria podría aumentar la mano de obra.

“Un incremento impositivo en el contexto que vivimos, pone en vilo no solo a los productores agropecuarios, sino también a todos aquellos ciudadanos y pueblos que dependen su bienestar social y económico de la suerte del campo”, dice el productor de Ascensión.

“Inevitablemente estas medidas termina impactando en la disminución de la producción”

Para dimensionar el impacto negativo que generan decisiones políticas de esta naturaleza en el interior de la Provincia de Buenos Aires, basta con analizar las grandes sumas que dejarían de circular en las economías de los pueblos para “engordar” las arcas del Estado Nacional.

Números que preocupan

“Únicamente en materia de retenciones a la soja, sin contar el impacto del desdoblamiento cambiario, ni la sumatoria de impuestos nacionales, provinciales y municipales, el Estado Nacional saca del bolsillo de los productores bonaerenses 3.500 millones de dólares anuales”, sostuvo.

Esta cifra, convertida al cambio oficial ($114,75/US$) da como resultado la suma aproximada de 402.000 millones de pesos que termina en el bolsillo del Estado para “aumentar” su déficit fiscal, según los calculos del legislador.

“Este tipo de medidas solo desalientan la inversión. Menos inversión es menor producción. Menos producción es menos trabajo, menos alimentos en góndolas y mayores precios en la mesa de los argentinos que dicen querer cuidar”, concluyo Bugallo.

El ABC Rural