Desesperado pedido de productores bonaerenses por la sequía

El fenómeno de la Niña está provocando en todo el país pérdidas incalculables en la producción agropecuaria y ganadera. La oposición y entidades que representan al campo denuncian que lo único que le importa al gobierno es seguir aumentando las retenciones y ahogar a los productores.

Ante la sequía histórica que vive la provincia de Buenos Aires producto del fenómeno climático de la Niña, que viene azotando hace meses, sumado a la ola de calor de la semana pasada con temperaturas -en algunas regiones- superiores a los 40º y al fenómeno de la desertización del suroeste bonaerense, el campo esta pasando uno de sus peores años.

Los productores agropecuarios calculan, en algunos cultivos como el maíz, pérdidas superiores al 70%. Por su parte, los productores ganaderos afirman que están perdiendo cabezas de ganado por los incendios, la falta de agua y el achicamiento de los campos de pastoreo.

Pese a las lluvias registradas en los últimos días, no se puede revertir la situación, en especial en la zona núcleo afectada por la falta de precipitaciones combinada con la intensa ola de calor, lo que provocó la bajante de los ríos y la seca de los espejos de agua. Situaciones extremas que golpearon fuertemente al campo, generando pérdidas irrecuperables y complicaciones en la cosecha, lo que disparó el reclamo de las entidades gremiales del campo.

Por esta situación, la oposición presentó, en ambas cámaras legislativas de la provincia de Buenos Aires, un proyecto para que se declare la emergencia agropecuaria en territorio bonaerense y solicitaron al Ministerio de Desarrollo Agrario que adopte medidas especiales de apoyo a los productores perjudicados por la sequía.

En declaraciones a MDZ el diputado bonaerense de Juntos por el Cambio Luciano Bugallo, integrante de la Comisión de Asuntos Agrarios, autor del proyecto para declarar la emergencia agropecuaria en la Provincia y productor agropecuario, cargó duramente contra el gobierno de Axel Kicillof por su falta de políticas para el campo.

El diputado Bugallo dijo que no es necesario que la emergencia agropecuaria pase por la Legislatura, ya que la ley 10.390 le otorga las facultades necesarias al ministro de Desarrollo Agrario para poder tomar medidas de este tipo. Y agregó: “La herramienta que nosotros tenemos como oposición ante la inacción del Gobierno de la Provincia, es presentar los proyectos en la Legislatura para que se empiece a mover el tema, aunque sea mediáticamente, para que el Ejecutivo reaccione”. 

En cuanto a las perdidas, el legislador, quien además es productor agropecuario, sostuvo que son incalculables. “Según la región, son del 70 al 80 %, mientras que en algunos distritos las pérdidas son totales. Esto no solo va afectar el bolsillo del productor, sino que va a repercutir en la recaudación y en las arcas del Estado, porque, lamentablemente, nuestra economía nacional es 100 % dependiente del campo, es decir el sector productivo”.

Asimismo, el funcionario expresó: “Al  Gobierno mucho no le importa lo que esta viviendo el campo, porque es incompatible con sus ideologías. Ellos tienen una visión del tipo socialista, donde la brecha esa imaginaria entre el más rico y el más pobre ellos quieren eliminarla, cuando en realidad nos están llevando a todos a la pobreza”.

En cuanto a la presión impositiva, sostuvo que “es absurdo tener que casi arrodillarse ante el Ejecutivo para que declare la emergencia agropecuaria y baje los impuestos, cuando el Estado se esta quedando con el 75% de lo que produce el campo. Cuando la discusión debe ser que se bajen las retenciones para que se produzca más. Las retenciones son un castigo”.

El diputado Bugallo manifestó que el ministro de Asuntos Agrario de la Provincia de Buenos Aires, Javier Rodríguez, “no existe, solo fue dos veces a reunirse con la comisión de Asuntos Agrarios. La primera vez, leyó un PowerPoint que lo podría haber mandado por mail y la segunda fue para hablar de agroecología, que es una discusión que tiene que ver más con lo ideológico que con lo productivo. Y lo último que sabemos del ministro es que la semana pasada dijo que estaban estudiando la posibilidad de dar una línea de créditos a tasa subsidiada para los productores que se vieron perjudicados por la sequía. ¿Pero si no tienen plata por qué perdieron la cosecha? ¿De qué créditos estamos hablando? Están dando un crédito que es una migaja, cuando por las retenciones, desdoblamiento cambiario y la sumatoria de impuestos nacionales, provinciales y municipales les sacan el 75% de lo que producen. El sector productivo no necesita subsidios, necesita que les bajen las retenciones”.

MDZ habló además con Horacio Salaverri, presidente de CARBAP (Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa) quien afirmó que «la situación es sumamente alarmante. La evaluación más completa y real del efecto de la sequía se va a dar después de las lluvias de esta semana”.

Salaverri agregó: “En el caso del maíz hay una situación que es prácticamente irreversible, en el mes de enero necesita mayor cantidad de agua. La soja tiene más probabilidades, pero indudablemente la sequía también va a afectar la cosecha al igual que el girasol. Hacer hoy una evaluación de las pérdidas económicas es complicado. El otro sector que tuvo una gran afectación es el ganadero. En lo que refiere a la lechería, con estos grandes calores, hubo una gran baja en la producción y por otro lado se está limitando la generación de reservas para el invierno, porque las pasturas han quedado sin rendimiento y eso va afectar la posibilidad de hacer los rollos. Incluso, tampoco va a ver tanto maíz como para hacer el picado y ahí se va a notar realmente la pérdida económica“. 

El titular de CARBAP sostuvo que “la ley de emergencia agropecuaria de la provincia de Buenos Aires no ayuda demasiado. A veces hasta trae complicaciones de tipo financieras, se hace una postergación de impuestos y la postergación del tributo es un inconveniente para el productor porque después se encuentra con el impuesto a pagar más el impuesto nuevo”.

Asimismo, Horacio Salaverri afirmó que lo importante de la emergencia agropecuaria es que sirve para que se declare la emergencia a nivel nacional y agregó: “Se trata de que se dispongan fondos que son muy escasos. Hay 500 millones para la emergencia que vienen del 2009 y se estarían por ampliar a 12 mil. Es un paliativo no cumple en forma eficaz lo que debería cumplir una ley de emergencia”.

Además, el presidente de CARBAP señaló que la «merma en la cosecha no sólo genera inconvenientes para los productores sino también al país porque habrá un menor ingreso de divisas, ya que el grueso de ingresos de divisas es en abril a través de la cosecha y la baja en toneladas puede complicar la situación cambiaria en el país».

MDZ